Desde que el huracán Andrew devastó Florida en 1992, la industria de la construcción ha estado mucho más preparada. Hoy en día, la construcción de viviendas es una práctica mucho más cuidadosa. En el pasado, los huracanes en Florida han destruido comunidades. Sin embargo, muchas veces se necesita un desastre para brindar oportunidades de mejora. Actualmente, Florida tiene códigos de construcción estrictos.

Inicialmente, el Código de Construcción de Florida entró en vigencia en 2002. Además, se actualiza cada tres años y se analiza constantemente para que siga siendo relevante. Una de las características de seguridad clave impuestas por el código es la protección contra huracanes en todas las ventanas y puertas. Esto es necesario para cada edificio, ya que proporciona la mejor protección contra los vientos huracanados.

En Miami-Dade y Broward, el Código de Construcción de Florida requiere regulaciones adicionales. Por ejemplo, las propiedades en esos condados deben seguir cumpliendo al recibir un Aviso de aceptación de Miami-Dade (NOA). La NOA aprueba productos resistentes a impactos que siguen los más altos estándares de seguridad en la industria. En general, los productos de impacto se han convertido en la solución perfecta para contratistas y constructores a fin de prepararse para los efectos de los huracanes en Florida.

Los edificios más nuevos en Florida, como la Porsche Design Tower, también han establecido una tecnología increíble que ayuda a contrarrestar los efectos de la temporada de huracanes. En Porsche, las residencias comienzan en el séptimo piso, lo que significa que están a salvo de las inundaciones. Además, las ventanas son inastillables y pueden soportar vientos de 180 mph. En general, la industria de la construcción en el sur de Florida es muy consciente de mantenerse al día con los códigos de seguridad cuando se trata de protección contra huracanes.

Huracanes De Florida Y Sus Efectos En La Construcción