Una nueva legislación propuesta por el gobernador de Florida, Ron DeSantis, impone restricciones a ciudadanos de China, Cuba, Rusia, Venezuela, Irán, Corea del Norte y Siria. Los ciudadanos de estas nacionalidades ya no podrán comprar tierras agrícolas ni ninguna propiedad en Florida que se encuentre a menos de 20 millas (32 kilómetros) de una instalación militar o un lugar estratégico como aeropuertos y puertos marítimos. Se prohíbe a los chinos comprar cualquier propiedad en el estado. Con esta nueva ley, DeSantis busca frenar la adquisición china de tierras en el estado, así como la presencia de ciudadanos de países con regímenes políticos supuestamente hostiles hacia Florida.

Chinos prohibidos de comprar propiedades en Florida La propuesta también tiene excepciones. Los ciudadanos de las naciones mencionadas en la ley que ya tengan una visa de residencia podrán comprar una única propiedad, la cual deberá ser registrada en una agencia estatal.

Los proyectos de ley HB 1355 y SB 264 también establecen penalidades penales para aquellos que vendan conscientemente tierras y propiedades a ciudadanos de los países mencionados en clara violación de las nuevas reglas, así como crea un mecanismo legal que permite al estado confiscar las propiedades.

Chinos prohibidos de comprar propiedades en Florida

¿Qué hay detrás de esto?

El objetivo principal de esta nueva propuesta es frenar la expansión china sobre tierras agrícolas en Florida. Según el gobernador Ron DeSantis, China está “devorando tierras“, lo que representa una amenaza para la seguridad nacional.

Durante una conferencia de prensa, el gobernador DeSantis argumentó que el estado de Florida necesita protegerse de “naciones hostiles”.

“Si miras al Partido Comunista Chino, han estado muy activos en todo el hemisferio occidental, devorando tierras”, dijo DeSantis. “No es del interés de Florida que el Partido Comunista Chino posea tierras agrícolas cerca de bases militares”.

¿Cuándo entrará en vigor la nueva ley?

La nueva ley entraría en vigor a partir del 1 de julio próximo y solo se aplica a las adquisiciones. El alquiler aún estará permitido.

La polémica

Muchos interpretan esta nueva legislación como discriminatoria y argumentan que la mayoría de los ciudadanos de los países mencionados que compran propiedades en Florida no lo hacen por ninguna ideología política. Son ciudadanos normales que estarían siendo discriminados.

Esta nueva ley va en contra del tradicional esfuerzo de las autoridades de Florida por promover al estado como un centro global abierto y acogedor para extranjeros.

Florida, conocido como el “Sunshine Estate” (estado soleado), siempre ha sido un destino multicultural, siendo esta una de sus grandes ventajas.

Por ejemplo, la elegante isla de Sunny Isles Beach, al norte de Miami, es conocida como Little Moscow debido a la significativa presencia de rusos que viven en la comunidad o tienen una segunda residencia en la isla. Del mismo modo, el vecindario de Little Havana, un punto turístico de la ciudad, es famoso por su gran población cubana y ofrece paseos y atracciones típicas.

Doral, una ciudad en las afueras de Miami, tiene la mayor población de venezolanos en el estado. Según la nueva legislación propuesta por Ron DeSantis, los venezolanos ya no podrían adquirir propiedades en casi toda la región de Doral, ya que la sede del Comando Sur se encuentra en la ciudad.

Esta nueva legislación podría afectar profundamente la riqueza cultural de regiones enteras en Florida.

Impacto en el mercado inmobiliario

El sur de Florida obtuvo $59 mil millones en ventas residenciales a extranjeros en 2022, incluyendo a Miami-Dade, que representó el 67% de las transacciones extranjeras, seguido de Broward y Palm Beach. Del total de $59 mil millones, el 42.2% o $24.9 mil millones provinieron de no residentes.

Algunos expertos en el sector inmobiliario argumentan que la nueva ley enfriaría el mercado inmobiliario local, ya que los inversores extranjeros desempeñan un papel importante en el sector.

Por otro lado, hay quienes defienden que la alta demanda de propiedades en Florida se debe principalmente a inversores locales, especialmente residentes de otros estados como Nueva York y California. En este contexto, la nueva ley propuesta por DeSantis no tendría un impacto significativo.

El hecho es que la ley, en mayor o menor medida, eliminaría del mercado a inversores extranjeros de los países mencionados. Como resultado, los compradores locales tendrían menos competencia a la hora de comprar una casa.

Hay quienes argumentan que el impacto de la nueva ley no se limita al sector inmobiliario. Indirectamente, podría afectar la economía de Florida en su conjunto, ya que la compra de una propiedad es solo el comienzo. Los extranjeros, especialmente aquellos que deciden residir en la región, estimulan el consumo local de diversas formas, frecuentando restaurantes, comprando automóviles y matriculando a sus hijos en escuelas.

Otro impacto indirecto es la inseguridad que la ley genera para cualquier extranjero. Es probable que la nueva ley enfrente protestas y pueda sufrir diversas modificaciones. Esta incertidumbre solo incentivaría a los extranjeros a comprar en otros estados de EE. UU. o incluso en otros países. En este contexto, Portugal se ha convertido en un gran competidor de EE. UU., atrayendo incluso a estadounidenses.

Sobre AMG International Realty

AMG International Realty es una inmobiliaria global especializada en Florida. Si desea obtener más información sobre las oportunidades inmobiliarias en el mercado de Orlando y Miami, contáctenos de inmediato y charlemos a través de WhatsApp: +1 (305) 498-6327 (Silvana Recalde)